Travesia. Lescun-Linza. 16/17 de junio. Cronica.

Crónica de la travesía circular Lescun (parking de Napia) – Linza – Lescun del fin de semana del 16 y 17 de Junio.
Prefacio introductorio.
A la convocatoria de Miguel Lerma nos apuntamos entusiasta y masivamente hasta completar aforo una veintena de compañeros. La lista como viene siendo habitual se cerró en menos de 5 minutos. Sin exagerar, fue abrir y tener que cerrar el plazo de inscripción. Básicamente, se sabe lo que nos traemos entre manos, y es que: “el esfuerzo y el cansancio es pasajero. Sin embargo, la leyenda perdura”. * Adaptación de la frase común a otras décadas vitales, para un veinteañero, “esfuerzo y cansancio” es igual a “borrachera y resaca”. (me han dicho…) Problemas de agenda e imprevistos varios de última hora redondearon la cifra a 19 que es un numero primo, información que el lector podrá comprobar resulta cierta, aunque inútil.
Para evitar el madrugón del sábado, el viernes acudieron a Canfranc una parte del grupo. Cervezas y/u otros “reconstituyentes” con los amigos, coñas, ponerse al día, risas. Hasta hubo fútbol y jugó la selección. Tampoco se complicó mucho la cosa, que al día siguiente madrugábamos todos, unos más, unos menos, pero a las 8 nos agrupábamos y enfilábamos hacia Lescun. Considero oportuno reseñar que durante el camino fuimos testigos de la curvatura del espacio-tiempo. Me explico, en condiciones normales, y al común de los mortales nos aplican las leyes de la física clásica y la geometría de Euclides: conceptos tales como la velocidad es igual a la distancia dividido por el tiempo o que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta. Excepto para Guille, quien posee talento a raudales para superar estas mundanas restricciones, lo que le permite eludir el monótono túnel del Somport, zamparse todo el puerto y esperarnos tranquilamente al otro lado, ya en Francia. No entendemos cómo lo hizo, pero ahí estaba el tío plantado en el ceda para incorporarse a la nacional. Por favor que alguien le invite a un trago y nos explique los pormenores del asunto.
Sábado. Día 1. Lescun – Linza.
“El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas”. William George Ward.
A que viene esto, bueno creo que encierra y describe el transcurrir de la actividad en sí, me explico, salimos a la montaña con una ruta prevista, por un entorno, con un destino, pero luego tienes que adaptarte, no dejas de estar en un medio natural, en permanente cambio y constante evolución; vivo. Que te obliga a estar atento. Algunos pueden pensar que se me está yendo de las manos, pero os aseguro que a la media hora de andar cuando todavía no habíamos abandonado la pista, presenciamos una situación un tanto Tram-bo-li-ka: un orondo indígena local, con el agua por las rodillas, hacía palanca con un madero recio de a metro sobre el parachoques de un coche, no sabemos que lección quería transmitir a los dos críos que parecía tener a su cargo, probablemente que cosas NO hacer. ¿? Visto desde fuera entendíamos que no tenía ni pies ni cabeza, a no ser que el coche fuese propiedad del amante de su mujer, vaya usted a saber.
En fin, a lo que iba, que estábamos empezando el día bajo un mar de nubes y disfrutábamos de la lujuria arbórea de los bosques pirenaicos franceses, ¡qué frondosidad, qué verdor, qué cantidad de arroyos! Tendríamos que avanzar bastante para abandonar el bosque e introducirnos en los prados de altura, la roca y los pinos dispersos, señal de que ganábamos altura y por si alguno andaba despistado los primeros neveros. Entrábamos en los dominios calizos del cercano Pic d’Annie, que estar estaría, pero que no veríamos hasta bien pasada la tarde, porque nos metimos de lleno en el mar de nubes orográficas que cubrían la margen francesa. Al principio, pudimos evitar el uso de material técnico, la nieve estaba en buenas condiciones y permitía avanzar de forma segura, pero la última pala, que daba al col des Ourtets (2150m) adquiría una pendiente que recomendaba equiparse para la ocasión. Crampones, piolet, y crema solar!!!. Al ganar altura, y aproximarnos a la frontera la visibilidad turbia, dio paso a día soleado y claro que nos invitaba a continuar la progresión y buscar el paso más conveniente hacia la otra vertiente, el col de l’Hurs (2320m aprox). Es este el punto en el que la música cambia, y el ritmo lento, se vuelve más agitado, y la preparación y experiencia del grupo (a quien pretendo engañar: los líderes del grupo) van a observar, juzgar, valorar y en definitiva tomar las decisiones que creen más convenientes para el buen devenir de la actividad. De tal forma y aquí retomo la frasecita introductoria del viento y las velas, las condiciones que se nos presentaban no eran las previstas y la arista de nieve que cubría el collado nos sugería que en vez de flanquear la mesa de los tres reyes tal y como estaba previsto, procediésemos a tomarlo por su cara norte, por una vía que requería el uso de manos y tacto (agradecer de nuevo la generosidad de la inspección previa de Marci y Carmelo sacrificando su magro almuerzo). De tal forma, que una actividad de travesía evolucionaba y adquiría un carácter más alpino. A nuestro alrededor el mar de nubes, el majestuoso Pic d’Annie y el alargado Petrechema eran testigos de cómo ganábamos La Mesa de los 3 Reyes (2.446m). Estábamos cansados, y aún quedaba bastante tute hasta el refugio de Linza, pero todos nos sentíamos alegres y el ambiente que se respiraba en la cima era de auténtico jubilo. La actuación del grupo fue impecable. Organizadamente descendimos porque eran las 16:00 pasadas y aunque no hubiese problema de luz, nunca se sabe si habrá duchas, cenas, sobre todo cuando conformas un grupo de 19 individuos. Horas más tarde y con cuentagotas fuimos llegando al refugio, antes atravesamos rocas, luego pastizales yermos por el invierno y ya finalmente a cotas más bajas pastos verdes para satisfacción de vacas dispersas. Disfrutamos de ese placer solitario y mayúsculo, reservado al montañero: quitarse las botas, y pudimos congregarnos a la mesa, limpios, frescos y contentos (tras una o varias jarras) a comentar las jugadas y seguir disfrutando de la compañía, las lentejas y el pollo, así como de las sandeces, propias o del vecino de al lado. No dio tiempo para mucho más, la combinación de cansancio y de barra de bar cerrada a cal y canto impidió alargar la sobremesa.
Domingo. Día 2. Linza – Lescun (Napia).
A las 7 comenzábamos a desayunar, aún somnolientos (es lo que tienen los albergues de montaña y compartir cama corrida con otros mardanos, ronquidos, codazos, visitas al baño de madrugada), pero nada que un buen café, tostadas o cereales puedan enmendar. A las 8 enfilábamos aun con las botas húmedas del día anterior hacia el puerto de Ansó. Abandonamos el bullicio de la senda que va a la Mesa o el Petrechema, y avanzamos por bosque primero. A los primeros rayos de Sol nos protegemos con crema cual vampiros, la mayoría vamos socarrados de la jornada anterior, y no compensa insistir. La senda por el bosque permitía seguir con la cháchara, pero pronto se acabó la jarana y una piedra con una doble franja amarilla y verde pintada daba el pistoletazo de salida para arrancar una fuerte subida que nos permitiría salir de la cubeta por el lateral sur. Todo un pedregal de competi, que suavizó una vez alcanzada cierta altura. En este punto nos alcanzó una joven pareja, francés él y mejicana ella oriundos de Biarritz. Animosos, pero probablemente algo insensatos. Obviamente no llegan al nivel “de tarado cafre” del francés revientacoches, pero sí que podían pecar un poco de “optimistas”. A saber: intentar alcanzar el Petrechema por el Puerto de Anso a pelo y sin material con tu mujer embarazada. Allá cada cual.
Proseguimos el avance, la roca comenzó a cubrirse con neveros y al igual que en la jornada anterior, el avance fue sencillo mientras la pendiente se mantuvo suave, pero antes de alcanzar el collado optamos por equiparnos con crampones y piolet, para atacar con más seguridad las últimas pendientes, pero también para estar listos y preparados una vez llegásemos al collado en sí. Collado de Ansó o Col de Pétragème (2.084 m) según la cartografía francesa, máxima altitud del día, y espectacular mirador. Ansabère a nuestros pies.
La pala de nieve requería bajar con cuidado, utilizando correctamente el material y acompasando el andar a la pendiente y el estado de la nieve, aunque al mismo tiempo un trío nos adelantó con botas y bastones, no pasó nada, pero y si, si. De hecho, el último tropezó, sin consecuencias. Bueno no insisto en el tema pero, aunque fuese Junio avanzado, la montaña puede requerir material y siempre viene bien preguntar informarse. Miguel ya se preocupó de llamar a Linza y conocer el estado de los pasos de la ruta, obligándonos a coger el material, vamos que seguro que Lerma le sirvió de inspiración a Mr. William George Ward hace un par de siglos cuando concluyó su cita sobre los tipos de personas ;P . En fin, que bajamos a la cabaña, lástima para el pastor que el queso no estuviese listo, porque hubiese tenido clientela, disfrutamos de la comida, la compañía y el Sol y continuamos sendero abajo hacia Lescun. De nuevo, el lado francés nos reconfortaba con su verdor, íbamos cansados y los últimos 2- 3 kilómetros por la carretera hasta el parking de Napia, se llegaron a hacer tediosos, pero no quedaba otra y si había unos paisanos de barbacoa, pues tratabas de no mirar u oler demasiado. Llegamos a los coches, y gozamos por partida doble: finalizar la travesía, pero sobre todo descalzarse las botas. Usease: Júbilo total máximo. De ahí a Canfranc, a tomar una, despedirnos y desear volver a vernos en otra de estas.

3 Comentarios

  1. Ricardo Longines Colas el 19 junio, 2018 a las 4:40 pm

    Bueno, es de justicia dar la enhorabuena al compañero Miguel por organizar esta magnifica salida y estibaba a todos los participantes por su participación y buen ambiente reinante en el grupo.
    Os pongo el enlace de descarga y os recuerdo que tenéis 10 dias para bajarlas:
    https://we.tl/C075SvD0RL
    Y este otro para ver y seleccionar las que queráis, por si no deseáis bajaros todas:
    https://photos.app.goo.gl/H1iRf1dGwLtFwUeP6

    Todas estas fotos son mias, no estan mezcladas con las del grupo.

  2. Ricardo Longines Colas el 19 junio, 2018 a las 4:56 pm

    estibaba= EXTENSIVA……………….

  3. ramon castiñeira el 19 junio, 2018 a las 7:54 pm

    hola
    https://we.tl/EBHK8jiKrT
    este es el enlace para descargarse las que hice yo

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies